Tabla de Contenido


1. IX Conferencia Internacional, 1948 en Bogotá, Colombia.
2. IV Reunión de Consulta de los Ministros de Relaciones Exteriores Americanos, 1951 Washington, Estados Unidos.
3. V Conferencia Interamericana, 1954 Caracas, Venezuela.
4. XVI Período anual de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, 1962.
5. XVII Período anual de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.
6. Acuerdo de Ginebra.
7. Independencia de Guyana, 16 de mayo de 1966
8. Reconocimiento por parte de Venezuela

GuayanaEsequibazonaenreclamacionven.png






1. IX Conferencia Internacional, 1948 en Bogotá, Colombia.




La delegación venezolana, precedida por el Sr. Rómulo Betancourt, consignó una declaración que, indirecta pero oportunamente reactivaba nuestro viejo problema con Gran Bretaña y Guayana Británica respecto de la frontera de ésta última con Venezuela, y la irrita y manifestante nula decisión del Laudo de Paris de 1899. Presidía para entonces los destinos nacionales Don Rómulo Gallegos, quien designó una selecta Delegación para el ya mencionado evento interamericano, de la cual formó parte, entre otros distinguidos compatriotas, el Dr. Marcos Falcón Briceño, quien después habría de ser Canciller muy valioso del Sr. Rómulo Betancourt, durante su presidencia constitucional. La Declaración venezolana fue acogida y aprobada favorablemente por la IX Conferencia Interamericana. Su conclusión mas sobresaliente decía asi: “…AL PROPUGNAR EL PRINCIPIO DE AUTODETERMINACIÓN DELOS PUEBLOS COLONIALES PARA DECIDIR ACERCA DE SU PROPIO DESTINO NO NEGAMOS, EN FORMA ALGUNA, EL DERECHO DE CIERTAS NACIONES DE AMÉRICA PARA OBTENER DETERMINADAS PORCIONES DE TERRITORIO EMISFÉRICO ,QUE EN JUSTICIA LES PUEDAN CORRESPONDER; NI RENUNCIAMOS A LO QUE LOS VENEZOLANOS, LLEGADO EL CASO DE UNA SERENA Y CORDIAL REVALORIZACIÓN HISTÓRICA Y GEOGRÁFICA DE LO AMERICANO, PUDIERAMOS HACER VALER EN PRO DE SUS ASPIRACIONES TERRITORIALES SOBRE ZONAS HOY EN TUTELAJE COLONIAL, QUE ANTES ESTUVIERON DENTRO DE NUESTRO PROPIO ÁMBITO…”

Lo que buscaba conseguir básicamente es que después de cincuenta años atrás en que se dictó el Laudo de Paris en 1899, se habló por primera vez de los fundamentos políticos y jurídicos de nuestra justificada reclamación territorial sobre la Guayana Esequiba.




2. IV Reunión de Consulta de los Ministros de Relaciones Exteriores Americanos, 1951 Washington, Estados Unidos.



El Canciller venezolano, Dr. Emilio Gómez Ruiz, hizo incorporar en el acta final de la Primera Comisión de la Reunión, la siguiente Declaración: “…ES CRITERIO DEL GOBIERNO DE VENEZUELA, QUE NINGUNO DE LOS CAMBIOS DEL STATUS QUE PUEDAN OCURRIR EN LA GUAYANA BRITÁNICA COMO CONSECUENCIA DE LA SITUACIÓN INTERNACIONAL, O DE LAS MEDIDAS QUE FUÉREN ADOPTADAS EN EL FUTURO O COMO EL RESULTADO DEL PROGRESO DE LOS HABITANTES DE DICHO TERRITORIO HACIA LA DETERMINACIÓN DE SUS PROPIOS DESTINOS, SERA OBSTÁCULO PARA QUE VENEZUELA, EN VISTA DE LAS PECULIARES CIRCUNSTANCIAS QUE PREVALECIERON CUANDO FUE SEÑALADA SU LÍNEA FRONTERIZA CON LA MENCIONADA COLONIA, HAGA VALER SUS JUSTAS ASPIRACIONES DE QUE SE REPAREN, CONFORME A UNA RECTIFICACIÓN EQUITATIVA, LOS PERJUICIOS SUFRIDOS POR LA NACIÓN EN DICHA OPORTUNIDAD…”

El Dr. Efraín Aristiguita, nos dice que a pesar de que esta reunión fue llevada a cabo en un período presidencial diferente hubo coherencia, en la continuidad política indispensable en nuestra política exterior, mantenida a través de dos gobiernos de extracción opuesta y diferente, con relación a nuestro problema territorial. Así como también nos dice que es obvio que entre ambas declaraciones del Estado venezolano, la hecha por la delegación en la IX Conferencia Internacional de 1948 en Bogotá y la del Canciller Venezolano en dicha reunión, existe una estrecha vinculación jurídico-política sobre materia tan fundamental como lo es la atinente a nuestra reclamación territorial por la Guayana Esequiba, aún cuando formalmente no se hiciese mención en ellas del problema específicamente.




3. V Conferencia Interamericana, 1954 Caracas, Venezuela.


En esta Conferencia nuestra Delegación venezolana aprovechó la ocasión para ratificar la posición de nuestro país sobre tan delicada materia, al suscribir la Resolución N°46, que “…RATIFICA Y PROCLAMA LA SOLIDARIDAD DE LAS REPÚBLICAS AMERICANAS, CON LAS JUSTAS RECLAMACIONES TERRITORIALES DE LOS PUEBLOS DE AMÉRICA, EN RELACIÓN CON LOS TERRITORIOS OCUPADOS POR PAISES EXTRA-CONTINENTALES…” y además, en esa misma X Conferencia Interamericana, de triste recordación para los demócratas venezolanos, por diversos y negativos episodios ocurridos entonces, fue aprobada la Resolución N°47, sobre materia conexa, dejándose constancia en ella, a petición de la Delegación venezolana, de lo que textualmente se transcribe a continuación: “…RESPECTO DEL PROBLEMA GENERAL DEL COLONIAJE EN AMÉRICA, EL GOBIERNO DE VENEZUELA CONSIDERA QUE HOY, MÁS QUE NUNCA, SE HACEN IMPROPIOS EN EL ÁMBITO DEL NUEVO MUNDO, LA EXISTENCIA DE PAÍSES VASALLOS Y EL MANTENIMIENTO DEL RÉGIMEN COLONIAL, Y EN CUANTO AL CASO EN CONCRETO DE LA GUAYANA BRITÁNICA, EL GOBIERNO DE VENEZUELA DECLARA QUE NINGUNO DE LOS CAMBIOS DE STATUS QUE PUEDAN OCURRIR EN EL PAÍS VECINO, PUEDE SER OBSTÁCULO PARA QUE EL GOBIERNO NACIONAL, INTERPRETANDO EN SENTIMIENTO UNÁNIME DEL PUEBLO VENEZOLANO Y EN VISTA DE LAS PECULIARES CIRCUNSTANCIAS QUE PREVALECIERON EN RELACIÓN CON EL SEÑALAMIENTO DE LA LÍNEA FRONTERIZA CON LA MENCIONADA GUAYANA BRITÁNICA, HAGA VALER SU JUSTA ASPIRACIÓN DE QUE SE REPAREN CONFORME A UNA JUSTA RECTIFICACIÓN EQUITATIVA LOS PERJUICIOS SUFRIDOS POR LA NACIÓN EN ESTA OPORTUNIDAD…” Y luego se añade: “…conforme con lo que antecede, ninguna decisión que en materia de coloniaje se adopte en la presente Conferencia, podrá menoscabar los derechos que a Venezuela corresponden por este respecto sin ser interpretada, en ningún caso, como una renuncia a los mismos…”





4. XVI Período anual de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, 1962.



Presidida por el Dr. Carlos Sosa Rodríguez se discutió el problema de colonialismo: “…REVISTE PARTICULAR IMPORTANCIA PARA VENEZUELA EL PROCESO DE EVOLUCIÓN POLÍTICA, MEDIANTE EL CUAL, PASIFICAMENTE, HABRÁ DE ADQUIRIR SU INDEPENDENCIA EL PUEBLO DE LA GUAYANA BRITÁNICA, QUE COMPARTE FRONTERAS CON EL NUESTRO Y CUYO DESTINO DE NACIÓN SOBERANA, INCORPORADA EN EL PLAN DE IGALDAD AL CONCIERTO DE LOS DEMÁS ESTADOS DEL CONTINENTE, PROPICIAMOS CON GENUINO SENTIMIENTO AMERICANO. EN ESTA OPORTUNIDAD, EN QUE APOYAMOS PLENAMENTE EL CONOCIMIENTO DE LOS DERECHOS QUE CORRESPONDEN A LA POBLACIÓN DE LA GUAYANA BRITÁNICA, NO PODRÍAMOS, SIN EMBARGO, SIN TRAICIONAR A NUESTRO PROPIO PUEBLO VENEZOLANO, OLVIDARNOS DE SUS DERECHOS, DE SUS REIVINDICACIONES DE FRONTERAS, SILENCIAR EN ESTE FORO MUNDIAL SU LEGÍTIMO RECLAMO DE QUE SE RECTIFIQUE UNA INJUSTICIA HISTÓRICA…” Tal pronunciamiento oficial y en nombre de Venezuela, del Dr. Carlos Sosa Rodríguez, contiene el mérito adicional de que, por encima de lo formal, proviene del venezolano que, por vez primera y hasta ahora única de las relaciones internacionales multilaterales de que nuestro país forma parte, le ha correspondido el alto honor de presidir la Asamblea General de las Naciones Unidas, si bien es cierto que tal declaración la que hacía aquél a nombre de Venezuela, no es menos cierto de que, también, ese compatriota actuaba entonces en su condición de Presidente de la XVI Asamblea General de aquella Institución, conto todo cuanto esto significa.




5. XVII Período anual de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas.



En una Comisión Especial Política dirigida por el Dr. Marcos Falcón Briceño, al exponer con acierto y sobriedad a dicha Comisión Especial los argumentos que respaldan la denuncia formulada por Venezuela en relación con en Laudo de Paris de 1899, dijo textualmente lo siguiente: “…TAMBIÉN QUIERE RATIFICAR VENEZUELA SU FRANCO APOYO A LA INDEPENDENCIA DE LA GUAYANA BRITÁNICA, Y POR ESE MOTIVO ESPERA QUE EN LAS CONVERSACIONES QUE DESEA TENER CON EL REINO UNIDO PARA BUSCAR EL MEJOR CAMINO DE UNA SOLUCIÓN PACÍFICA DE ESA CONTROVERSIA, TENGAN PLENA PARTICIPACIÓN TAMBIÉN LOS REPRESENTANTES DEL GOBIERNO DE LA GUAYANA BITÁNICA…” Pocos días después, Venezuela obtenía un valioso triunfo, mediante un Acuerdo aprobado por las Naciones Unidas, según el cual nuestro país y Gran Bretaña con concurrencia de las autoridades de la Guayana Británica – que todavía no había adquirido su Independencia, pero ya se le tramitaba formalmente – se comprometía a examinar los documentos concernientes al problema limítrofe, según procedimiento que debería negociarse directamente entre los interesados, por los canales diplomáticos regulares. Varios meses transcurrieron sin lográrselo, hasta que en el mes de Noviembre del año 1963, con motivo de llevar a cabo la Primera Reunión de Ministros de Relaciones Exteriores de Venezuela y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, el propio Dr. Marcos Falcón Briceño consignó un aid memoire que resumía la argumentación venezolana y exigía la devolución del territorio que el Laudo de Paris, injustamente arrebató a Venezuela.





6. Acuerdo de Ginebra.



Llevado a cabo en el Palacio de las Naciones, en Ginebra, los días 16 y 17 de Febrero de 1966. Los actores principales en este Acuerdo son: El Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, El Secretario de Estado de Relaciones Exteriores del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, y El Primer Ministro de Guayana Británica. Resultando e esta Reunión fue la firma el 17 del mismo mes y año, por los mismos funcionarios anteriormente indicados, del “ACUERDO PARA RESOLVER LA CONTROVERSIA ENTRE VENEZUELA Y EL REINO UNIDO DE GRAN BRETAÑA E IRLANDA DEL NORTE, SOBRE LA FRONTERA ENTRE VENEZUELA Y GUAYANA BRITÁNICA”, mejor conocido comúnmente como “Acuerdo de Ginebra”, con el cual concluyen las segunda de las etapas históricas del problema conforme lo descrito anteriormente.

El Dr. Efraín Aristiguita en su reflexión de dicho acuerdo señala que es muy singular, confuso, contradictorio, impreciso, inconsistente, incompleto y por consiguiente, de difícil aplicación, al menos por lo que a los intereses venezolanos concierne. Su única virtud consiste, a su modo de ver, y desde luego tiene gran importancia, en que jurídicamente acabó con la intangibilidad del Laudo de Paris de 1899. El Acuerdo de Ginebra reabrió una necesaria discusión en la búsqueda adecuada y equitativa solución para la rectificación y reparación de la tremenda injusticia de aquella incongruente y arbitraria sentencia arbitraria. El Acuerdo de Ginebra acabó con la pretendida invulnerabilidad jurídica de aquel bochornoso disparate internacional, que tanto dañó nuestra soberanía territorial y nuestra dignidad nacional.

Por medio de la ley del 13 de Abril de 1966 y por lo que a Venezuela respecta fue ratificado el Acuerdo de Ginebra, luego de breves discusiones reglamentarias, como así mismo fue ratificado por las demás Entidades interesadas, El Reino Unido y la Guayana Británica.




7. Independencia de Guyana.



Gran Bretaña reconoció la independencia de Guyana el 26 de mayo de 1966. La independencia de Guyana no es otra cosa que el resultado de la aceleración de un proceso que esta planteado a culminarse de otra manera, pero que se precipitó a consecuencia del acontecimiento del 17 de Febrero del mismo año 1966, día que se firmó el Acuerdo de Ginebra, que contiene entre otras cosas un compromiso político y diplomático de Gran Bretaña, más que con nuestro país, con la comunidad internacional al aceptar el sentarse discutir la posición venezolana, que afirma, que el Laudo Arbitral de Paris del 3 de Octubre de 1899 es nulo e írrito, lo cual conlleva a invalidar la decisión del tribunal de aceptar la usurpación que hizo Inglaterra de nuestro territorio y que nos despojó de 159.500Km2. Por lo tanto, Inglaterra para no enfrentar esa cruda verdad, que esta inmersa en el Acuerdo de Ginebra directamente, le otorga la independencia a su Colonia inglesa para que ella asumiera el compromiso y diera la cara, que hoy esconde a voces Inglaterra de su pasado imperialista y colonialista en el ámbito mundial y en otras circunstancias le sirve de consuelo, de su pasado de “glorias”.

A partir de esa decisión, Guyana nace como una nación “independiente” lo cual no es totalmente cierto, ya que solo sigue siendo un instrumento de la política exterior, de lo que fue el imperio mas poderoso de la época.
Guayana_Esequiba.jpg



8. Reconocimiento por parte de Venezuela.



Extracto de la nota de reconocimiento al nuevo Estado de Guyana, de fecha 26 de Mayo de 1966. “Venezuela reconoce como territorio del nuevo Estado el que se sitúa al Este del Río Esequibo, y reitera ante el nuevo país, y ante la Comunidad Internacional, que se reserva expresamente sus derechos de soberanía territorial sobre toda la zona que se encuentra a la margen izquierda del precitado Río; en consecuencia el territorio de la Guayana Esequiba, sobre el cual Venezuela se reserva expresamente sus derechos soberanos, limita al Este con l nuevo Estado de Guyana, a través de la línea media del Río Esequibo, tomando éste desde su nacimiento hasta su desembocadura en el Océano Atlántico.”

Posibles escenarios:

  1. Que no se hubiese reconocido la independencia de Guyana.
  2. Que se le hubiese reconocido pero no de inmediato.
  3. Se reconoce la independencia y de inmediato.


En el primer caso donde el planteamiento es que no se debió reconocer la independencia a Guyana, quizás hoy estuviéramos en la misma situación porque las condiciones no han variado mucho; en la situación de haber condicionado reconocer a cambio de que Guyana accediere a algo, y era probable que la presión de la comunidad internacional hubiese inducido a tomar esa decisión, lo cual hubiera sido una decisión forzada y no voluntaria como ocurrió, que viene a ser el segundo escenario de este caso.

En lo que respecta al hecho consumado, que es la realidad de haberle reconocido la Independencia a Guyana el mismo día 26 de Mayo de 1966, tiene un mensaje anti-imperialista más profundo; es decir, más que reconocerle la independencia a Guayana lo que se hizo fue afirmar, en forma enfática, lo que hemos mantenido desde 1810, de erradicar de América cualquier presencia de dominación imperialista; pero haciendo en forma expresa la salvedad de preservar nuestros derechos de soberanía sobre el territorio Esequibo, tal como esta expresado en es extracto de la nota.

Entrevista al Coronel del Ejercito Pompeyo Torrealba


















Bibliografía



Ejemplares consultados:
  • Academia de Ciencias Políticas y Sociales. (2008). La Reclamación Venezolana sobre la Guayana Esequiba. Serie Eventos; 2. Caracas. 480 p.
  • Torrealba R, Pompeyo. (2003). A un Siglo del Despojo: La Historia de una Reclamación. Caracas: Torre-Alba Editores C.A.
  • Libro Amarillo. (1981). Caracas: Venezuela Ministerio de Relaciones Exteriores.

Páginas Web consultadas:



Realizado por:
Br. CUYÁS M, Andrea
C.I.: 19.089.459.
Br. RODRÍGUEZ B, Beryutzka
C.I.: 19.562.334.