Reconocimiento Internacional de la República de Colombia





  • 1. Reconocimiento de Portugal
    • 1.1. Antecedentes tratado Fontainebleau 1807
  • 2. Reconocimiento Norteamericano
    • 2.1. Tratado transcontinental de 1819
    • 2.2. Doctrina Monroe
    • 2.3 Negociaciones Gual-Anderson: “Tratado de Paz Amistad, Comercio y Navegación” de 1824
  • 3. Reconocimiento de gran Bretaña
    • 3.1. Tratado de amistad comercio y navegación del 18 de abril de 1825



reconocimiento.jpg





Proceso general: Reconocimiento Internacional de la República de Colombia




El problema del reconocimiento internacional de la existencia legítima de La República de Colombia en tanto que territorio independiente, delimitado y soberano, se inscribía en un complejo contexto diplomático europeo adverso al reconocimiento formal de la independencia de las repúblicas americanas y de su propio carácter republicano.
Antes de empezar a ver el reconocimiento como tal, es necesario ver como estaba el panorama antes de dichos reconocimientos.
En Europa teníamos: Tras la derrota definitiva de Napoleón en la batalla de Waterloo, en 1815, y por iniciativa del Zar Alejandro I de Rusia, de Francisco I de Austria y de Federico Guillermo III de Prusia, se creó la llamada Santa Alianza con el objetivo de proteger las monarquías absolutas de la difusión de las ideas republicanas y constitucionalistas inspiradas en las revoluciones norteamericana y francesa. A esta Santa Alianza se unió en 1818 la Francia de Luis XVIII, a quien correspondió en 1823 el compromiso de garantizar militarmente la defensa de los principios del absolutismo monárquico en España para restaurar a Fernando VII como rey absoluto de España, de manera que éste lograra abolir la Constitución de Cádiz que los liberales españoles habían logrado imponerle en 1820. Toda gestión de la República de Colombia ante Gran Bretaña o Francia para lograr su reconocimiento formal y de sus fronteras internacionales se enfrentó a un sistema geopolítico de compromisos diplomáticos como la Santa Alianza. Francia, Rusia y Austria solo reconocerían las independencias americanas si Fernando VII abdicaba a sus derechos sobre estos territorios y si los nuevos Estados se sometían al sistema monárquico nombrando como soberanos a miembros de las dinastías europeas reinantes.
Gran Bretaña, por su parte, venía manteniendo el principio de no intervención, apoyando una geopolítica de mediación entre las nuevas repúblicas y España, y buscando beneficios comerciales derivados de la mayor estabilidad posible en el comercio marítimo, sin que tales procesos interfirieran con los intereses territoriales de la corona portuguesa, que se encontraba "bajo protección" Británica.
El soberano español, Fernando VII, continuó rechazando distintas propuestas de paz y de autonomía de parte de las antiguas colonias con la mediación británica pues mantenía su proyecto de someter militarmente a los rebeldes de América con el apoyo de la Santa Alianza.
La búsqueda del reconocimiento internacional de las republicas americanas por parte de los EEUU también estaba inserta en este complejo marco geopolítico: España presionaba a los EEUU con la anulación del proceso de venta de la Florida si éstos reconocían la independencia de los insurrectos americanos. Estados Unidos venía manteniendo una política de neutralidad.
En el ambiente diplomático internacional se sabía que España no estaba ya en capacidad militar, económica o política de recuperar militarmente sus colonias, y a principios de la década de 1820 se estimaba que más bien temprano que tarde las negociaciones de las nuevas repúblicas con EEUU y Gran Bretaña terminarían en reconocimientos formales.

1. Reconocimiento de Portugal




Hay que recordar aquí, que Portugal y España eran enemigos desde la historia, razones suficientes para comprender que Portugal fuese uno de los que darían dicho reconocimiento y así desligar por completo a España de América.


1.1.Antecedente tratado de Fontainebleau



Así mismo es importante resaltar aquí y recordar que con el Tratado de Fontainebleau de 1807, se estipulaba la invasión conjunta franco española de Portugal, y se permitía el paso de las tropas francesas por territorio español y mediante dicho tratado se repartían los territorios de Portugal entre ambos, y la corona Portuguesa se trasladaba hacia Brasil gracias a su aliada Inglaterra, hay q recordar que dicho tratado surge como consecuencia del fracaso de Napoleón al intentar invadir Inglaterra, este le lanza un bloqueo continental a la misma y el único que no lo cumple por su condición de aliados es Portugal debido a esto surge dicho tratado de Fontainebleau.Entonces ya visto dicho acontecimiento y por la rivalidad histórica es entendible que Portugal desee ser el primero en reconocer las ex colonias. Como única condición siempre y cuando la república de Colombia no irrumpiera en las fronteras con los territorios de Brasil. Así mismo hay que recordar que Portugal es protegido en ese momento por Gran Bretaña y aliados, lo q también influirá en dicho reconocimiento.
tratado_de_fontainebleau.jpg




2. Reconocimiento Norteamericano


Por parte de Colombia fue enviado Manuel Torres quien recibió credenciales como encargado de negocios de Colombia y a partir de entonces redoblo los esfuerzos para conseguir el reconocimiento norteamericano. En 1823 torres era el único agente de los gobiernos hispanoamericanos en estados unidos , cuando el presidente Monroe lo recibió el 19 de junio , Torres estaba gravemente enfermo en La entrevista Monroe le aseguro el interés por los estados unidos por el bienestar y el triunfo de su país. Así Torres fue el primer representante diplomático por parte de las naciones hispanoamericanas recibido oficialmente por el gobierno de los Estados Unidos, la recepción del encargado de Colombia fue el primer acto formal donde se trato el reconocimiento por parte de los Estados unidos de un estado americano. José María Salazar: en 1823 nombrado ministro plenipotenciario en EEUU deberá expresar a tal gobierno los sentimientos de gratitud departe de Colombia por dicha entrevista e informarse de la política que seguiría el país respecto a una posible intervención de la santa alianza en los países sudamericanos y obtener que las negociaciones de un acuerdo para el tratado de amistad comercio y navegación se radicaran en Bogotá aspiración en la que convino el secretario Adams.
Es con ocasión del Congreso de Panamá cuando la Doctrina Monroe que acababa, como quien dice, de ser promulgada irrumpe en la vida de relación interamericana, es entonces cuando se afrontan por primera vez el bolivarianismo y el monroísmo. Y es condicho mensaje de Monroe donde se plasma dicho reconocimiento.
Se debe reconocer para comenzar, que la iniciativa de la declaración de Monroe no partió de Washington sino de Londres , fue el ministro británico Canning quien sugirió la posibilidad de hacerla, en razón de los temores que lo embargaron cuando las fuerzas francesas, los famosos cien mil hijos de san Luis, invadieron en 1822 a España a fin de restablecer el absolutismo de Fernando VII, y se creó así una coyuntura propicia para el esfuerzo militar realizado por Francia en la península se ampliara hasta conseguir el control efectivo de los dominios españoles de América. Dicha preocupación y posición británica la explicaremos con mayor énfasis cuando hablemos del reconocimiento por parte de Inglaterra , sin embargo cabe destacar aquí la influencia que tuvo Canning en la creación de la Doctrina Monroe, debido a estas preocupaciones Canning decide enviar una carta a Rush ministro norteamericano en Londres , donde expone los motivos por los cuales invita a estados unidos a unirse para alertar a la santa alianza de lo que le pasaría si ésta intentara irrumpir en las antiguas colonias españolas, esta carta es enviada a Monroe y este la discute con los antiguos presidentes Jefferson, Madison, y con los principales funcionarios de su gobierno, secretario de guerra Calhoun , el secretario de estado Wirt y todos ellos con la sola excepción de Adams se inclinaron a favor de que los estados unidos se unieran a la declaración sugerida por canning. Pero Jefferson y Adams se percataron entonces de que la carta de canning no todo eran honores, sino que el ministro británico se había cuidado muy bien al proponer la declaración, de incorporar a ella un punto que contradecía las bases esenciales de la diplomacia norteamericana en el nuevo mundo. Canning deseaba, es verdad, hacer una notificación conjunta a la santa alianza sobre la resistencia que se le opondría si tratase de intervenir en el continente americano, pero esa declaración aparejaba para los estados unidos, como lo decía la carta no pretendemos apropiarnos de ninguna porción de estas colonias. A Jefferson y Adams no se les escapo el doble propósito que perseguía el ministro Canning, de frenar de cierta manera además de los intereses d la santa alianza y una amenaza d esta, la expansión de EEUU.
Adams entonces se opuso a que el presidente Monroe se uniera a la declaración de Canning y como alternativa que hiciera por su propia cuenta la declaración contra la santa alianza (es aquí donde entra la doctrina Monroe y el mensaje de Monroe) sin otorgar en ella ninguna garantía que pudiera constituir obligación para la republica norteamericana de respetar los territorios de los antiguos dominios españoles de América, mientras sucede esto canning por su parte al no obtener respuesta de EEUU decide hacer alianzas con Francia.



2.1 Doctrina Monroe



La doctrina Monroe, sintetizada en la frase “América para los americanos”, fue elaborada por John Quincy Adams y atribuida a James Monroe en el año 1823 y anunciada el 2 de diciembre del mismo año. Dirigida principalmente a las potencias europeas con la intención de que los Estados Unidos no tolerarían ninguna interferencia o intromisión de las potencias europeas en América.

La llamada Doctrina Monroe fue anunciada por el presidente estadunidense James Monroe (presidente de 1817 a 1825) en su mensaje al Congreso en 2 de diciembre de 1823.
Juzgamos propicia esta ocasión para afirmar, como un principio que afecta los derechos e intereses de los Estados Unidos, que los continentes americanos, en virtud de la condición libre e independiente que adquirieron y conservan, no pueden más ser considerados, en el futuro, como suscetíveis de colonización por ninguna potencia europea [...](Mensaje del Presidente James Monroe al Congreso de los EUA, 1823)
La frase que resume la doctrina es: "América para los americanos"
Su pensamiento consistía en tres puntos:
  • La no creación de nuevas colonias en las Américas;
  • La no intervención en los asuntos internos de los países americanos;
  • La no intervención de los Estados Unidos en conflictos relacionados a los países europeos como guerras entre estos países y sus colonias.


La Doctrina reafirmaba la posición de los Estados Unidos contra el colonialismo europeo, inspirándose en la política isolacionista de George Washington, según la cual "la Europa tenía un conjunto de intereses elementales sin relación con los nuestros o sino muy remotamente" (Discurso de despedida del Presidente George Washington, en 17 de Septiembre de 1796), y desarrollaba el pensamiento de Thomas Jefferson, según el cual "la América tiene un Hemisferio para sí misma", el cual tanto podría significar el continente americano como su propio país.
A La época, la Doctrina Monroe representaba una seria advertencia no sólo a la Santa Alianza, como también a la propia Gran Bretaña, aunque su efecto inmediato, en cuanto a la defensa de los nuevos Estados americanos, fuera puramente moral, dado que los intereses económicos y la capacidad política y militar de los Estados Unidos no ultrapasaban la región del Caribe. De cualquier forma, la formulación de la Doctrina ayudó Gran Bretaña a frustrar los planes europeos de recolonización de la América y permitió que los Estados Unidos continuaran a dilatar sus fronteras en la dirección del Oeste, disipando las tribus indígenas que allá habitaban.
Es también conocida por su síntesis, "la América para los americanos".



2.2. Tratado transcontinental de 1819



El Tratado de Adams-Onís o Tratado de Transcontinentalidad de 1819-1821 (antiguamente titulado Tratado de amistad, arreglo de diferencias y límites entre su Majestad Católica y los Estados Unidos de América y algunas veces denominado Florida Purchase Treaty o Tratado de La Florida de 1819-1821) fue el resultado de la negociación entre España y Estados Unidos para fijar la frontera entre la nación norteamericana y el entonces virreinato de la Nueva España.
El tratado fue beneficioso para las dos partes. En el caso de España, recibía la soberanía de Texas a cambio de una soberanía, que de facto no tenía, en Florida. Además, los territorios del Oregón eran muy remotos y sin ningún valor comercial. Estados Unidos ganó su transcontinentalidad, Florida y el territorio sin fronteras definidas del Oregón, el cual sería un tema de discusión entre Gran Bretaña (en el territorio de Canadá) y los Estados Unidos.
Aquí entra la polémica de que España había acordado que sedería estos territorios siempre y cuando estados unidos no reconociera la independencia de las colonias, entra pues aquí tal polémica al haber EEUU reconocido las mismas tras el mensaje de Monroe


Desde 1811 el congreso norteamericano había proclamado el principio de no transferencia de ese territorio de florida a otra potencia en forma que viniera a poner en peligro la seguridad de los estados unidos, guiado por esta política, Adams llego a proponer a España y a conseguir que ésta firmara el tratado de florida también llamado el tratado transcontinental, victoria diplomática por la cual habían trabajado los gabinetes de Washington desde los tiempos de la compra de la Luisiana. Por ese tratado cedía España a estados unidos todo el territorio de las floridas del este y del oeste estableciendo una línea fronteriza del atlántico al pacifico que reemplazara a la anterior, y ganando los norteamericanos el control sobre el valle entero del Mississippi. Sin embargo de considerar Monroe y Adams que la incorporación de florida dejaba abierto el camino al reconocimiento de los nuevos estados americanos, temerosos de echar a perder la negociación por un paso precipitado, ya que el instrumento no estaba perfecto por falta de ratificación decidieron esperar a que esta se produjera por parte de España para poder obrar con seguridad en la política del reconocimiento. Lo que sucedió para entonces.


tratado_de_adam_onis.jpg





2.3. Negociaciones Gual-Anderson: “Tratado de Paz Amistad, Comercio y Navegación” de 1824




Siguiendo las instrucciones y el marco de las orientaciones de Bolívar mencionadas antes, Francisco de Paula Santander, como encargado del Poder Ejecutivo, confirió plenos poderes a Pedro Gual, ilustre venezolano, Secretario de Estado y del Despacho de Relaciones Exteriores de Colombia, para negociar con el representante del presidente de Estados Unidos “un Tratado o Convención General de Paz, Amistad, Navegación y Comercio”3, el cual fue firmado el 3 de octubre de 1824 por Pedro Gual y el representante de Estados Unidos, Richard Clough Anderson, que fue ratificado el 26 de marzo de 1825 por el Vicepresidente Francisco de Paula Santander y don Pedro Gual, después que lo hiciera en Washington, el 7 de marzo de 1825, John Quincy Adams, Presidente de Estados Unidos y Daniel Brent, Secretario de Estado por ausencia de Henry Clay.
El tratadista Germán Cavelier señala que la estipulación pactada del tratamiento del máximo favor en forma condicional e ilimitada: fue el error más grande que pudo cometer Colombia en su política comercial; desde 1823 había celebrado con México un tratado en el cual se concedían los dos países recíprocos favores en consideración a la alianza que por entonces los unía y a su común origen de países hispanoamericanos. Pero al conceder Colombia a Estados Unidos el tratamiento de nación más favorecida en forma ilimitada, vino a perder todas las ventajas conseguidas con México, ya que el no haberlas salvado con una cláusula regional impidió que se ratificara posteriormente el tratado mexicano, para no tener que hacer extensivos a los Estados Unidos los favores concedidos a México.
Agrega Cavelier que al firmar el tratado sobre esa base: Marcó Colombia un rumbo a su política comercial en forma desfavorable, pues conceder privilegios a Estados no hispanos debilitaba su posición en el sur del continente y hacía imposible toda cooperación mercantil con sus aliados.
Como Colombia estaba en guerra con España, Estados Unidos trató de imponer el principio de que “el pabellón libre hace libres las mercancías”, de manera que los barcos norteamericanos podrían transportar a Colombia mercancías españolas. Santander y Pedro Gual hicieron resistencia a las exigencias norteamericanas hasta cuando pudieron, y lograron adicionarlo en el sentido de que “esta regla se aplicaría siempre que los cargamentos fueran pertenecientes a naciones que reconocieran ese principio”. Esta estipulación santamaria-alaman.




3. Reconocimiento de Gran Bretaña


Una vez llegado Canning al poder se dan con el nuevas ideas, diferenciadas de su antecesor Castlereagh tales como, la consideración de Canning a la gran alianza, donde el no la aprobaba y se había opuesto a ella desde el principio, mientras que en 1818 Castlereagh desde Aquisgrán había en cierta parte aprobado estos encuentros periódicos de las cuatro grandes potencias.
La primera ambición de Canning era desbaratar el concierto, su segundo objetivo era reconocer a los estados latinoamericanos. Los argumentos económicos para hacerlo se habían impuesto a su juicio con cierta fuerza, porque, en su condición de representante parlamentario Liverpool se había vuelto particularmente sensible a las doctrinas de Laissez faire, América latina tenía que ser incorporada a la familia de las naciones de modo que se abra un campo ilimitado al comercio británico.
El 30 de septiembre de 1822 Canning ofreció a España los servicios de gran Bretaña como mediadora en la disputa latinoamericana. Procedió después de haber hecho este placentero gesto carente de sentido a negar ante Francia y estados unidos que él abrigara designios territoriales sobre ninguna de las colonias.
Pero el reconocimiento por parte de Canning era el último y no el primero de los pasos que él deseaba dar. Su política era continental, su objetivo era destruir la alianza y la mejor manera de lograrlo consistía en dejar que las demás potencias trataran de intervenir en América latina, ya que un reconocimiento prematuro de los nuevos estados podía echar a perder todo el juego.
Los objetivos de Canning se vieron afectados o interrumpidos por la promulgación de la Doctrina Monroe en 1823, donde los intereses británicos no se veían reflejados ya que Estados Unidos reconocía en parte con esta Doctrina los nuevos estados. Sin embargo Canning hizo frente a este cambio de planes, tenemos que recordar que la Doctrina Monroe surge debido a que Canning envía a Rush una carta donde le pide a estados unidos que se alíe con gran Bretaña debido al panorama que se vivía para entonces en cuanto a la santa alianza y sus pretensiones, Canning decía de aliarse estos dos y darle a entender a los mismos que si pretendían retomar sus colonias en el nuevo mundo se enfrentarían con la fuerte armada inglesa, pero también en esta carta se decía que ni ellos pretenderían adherirse territorios , Ruhs le hace llegar dicha carta a Monroe y este la discute con varias personalidades donde según algunos de estos no estaban de acuerdo con este último punto y decían que gran Bretaña buscaba dobles intenciones, de aquí entonces que Monroe decide declarar dicha doctrina, pero Canning al no obtener respuesta este tenía negociaciones con la cancillería francesa y el propio duque de Polignac, embajador de Francia en Londres , el desenlace de estas negociaciones se protocolizo el 9 de oct de 1823 en el documento denominado memorándum Caninng-Polignac, en cuyo texto se desligaba Francia de la santa alianza y se comprometía a renunciar sus aspiraciones políticas y territoriales en el nuevo mundo, reconociendo, en esta forma que a las potencias europeas de la santa alianza como Rusia Austria Prusia y la misma Francia no les era posible comprometerse en operaciones masivas en el continente americano, porque su poder residía principalmente en las fuerzas de tierra y carecían de flotas marítimas capaces de enfrentarse a la indiscutible hegemonía de que era dueña Inglaterra en todos los mares.
El reconocimiento de Colombia viene por la influencia de canning a lord Liverpool donde este somete un memorándum al gabinete favoreciendo al reconocimiento de nuevos estados la noticia de la decisión británica salió para España en diciembre de 1824 en este momento ya para 1824 América latina recibió con gran satisfacción la decisión británica de reconocer su independencia.
Aunado a esto se da la gran victoria de sucre en Ayacucho donde fueron expulsados los españoles de la meseta andina ya con esto los nativos conjuntamente con el reconocimiento británico, podían planear su futuro con cierta medida de seguridad tanto Colombia como buenos aires y México rápidamente negociaron tratados comerciales con su benefactor gran Bretaña.



3.1. Tratado de amistad comercio y navegación del 18 de abril de 1825




En el tratado con Gran Bretaña, la presión imperial británica fue más fuerte aún, porque exigió como condición para el reconocimiento de la independencia de Colombia la firma del Tratado de Amistad, Comercio y Navegación.
El Tratado fue finalmente firmado el 18 de abril de 1825, aceptando las exigencias británicas dentro de los rumbos trazados por Bolívar en el sentido de que se adelantaran las negociaciones con otros países, ofreciéndoles iguales ventajas que a España.




Mapas de Interés























Información Adicional


En la búsqueda de mapas para nuestra exposición nos encontramos con una página que contiene acerca de mas de 25.000 mapas, aproximadamente desde el año 1500 hasta nuestros dias en distintos formatos y presentaciones, consideramos apropiada compartir esta información con nuestros compañeros e incluso poder suministrarla a las Cátedras de Historia de las Relaciones Internacionales I e Historia de las Relaciones Internacionales II, a continuación el enlace de dicha base de datos:



http://www.davidrumsey.com/luna/servlet/allCollections



Nota: Para una fácil búsqueda de los mapas utilizar la herramienta Search en la página anteriormente mencionada o hacer click en donde dice Category Pages para buscar por orden alfabético.









Bibliografía Consultada
  • Universidad Central de Venezuela. La Diplomacia Hispanoamericanista de la República de Colombia. Caracas: Silva Otero, Arístides.

Guías Digitalizadas


Fuentes Electrónicas

















Realizado por: Freddy Frique C.I 16.870.769 Nelson Sánchez C.I. 17.514.304